Marshall, el pez.

Era una oscura noche de verano. Cuando de entre la niebla emergio la figura protestante de un amado católico, el señor Don Jesus de la Hostia. Este acercose a Marshall diciendo: "Oh Marshall, nunca comas del arbol del pebete cuidado por la marina, pues este ha sido envenenado con el don de la belleza.", Marshall, tal como su naturaleza marina le indica, hizo lo que cualquier niño haría ante la advertencia clásica de "No aprete este botón". Acercose al arbol y dijese a los marinos, quienes miraban atónitos el tercer, cuarto y quinto ojo caracteristicos de los peces de la región de Cuyo, las siguientes palabras: "Lemur, Cantor, Esgrima, Pentecostal". Ellos ansiaron entonces entonar el quinto movimiento de la Sinfonía de los Juguetes de Wolfgang Amadeus Mozart, y acercaronle diez pebetes de bondiola al cuarto ojo del susodicho pez. Quien transformose en Michael Jackson, y al compas de Beat It, y la crew de panilleros del pebete, cortaronle siete dedos de las manos y siete de los pies al seño Don Jesus de la Hostia.

Instantanéamente Don Jesus recordose que había olvidado los niños envueltos en el piso, y corriose hasta su choza a rescataroslos de las garras de San Pedro.

Volviose a la escena del crimen y encontrarose con la manada de marineros marinos y la crew del Pebete haciendo poses sugestivas traídas del Medio Oriente al ritmo de "Maaaayooooooooonesa!" y gritando slogans tales como "Prohiban el biberon!", "Liberen a Willy" y "Fabio Zerpa tenía razón". Ante tal demostracion de inquietud atómica, Don Jesus matose a si mismose, y dejose de joder!..



FIN.




Para Flor, de Lau. Te amo (L).

Anónimo se la come y Shakespeare se la da!.

"Bardear es el refugio de quienes no comprenden la belleza" Viejo proverbio lunar.

1 comentario:

-efe- dijo...

JAJAJAJA!!!!!! EXCELENTE!!!!!!!!!

MUY BUENO


SALUDOS